• Inicio
  • Noticias
  • Envasado flexible, una de las mejores soluciones para el envasado de quesos

Envasado flexible, una de las mejores soluciones para el envasado de quesos

Chesse Packing Solutions

• • Rayado, cortado en dados, en polvo o en porciones (precortadas o no) que van de los 100g a los 3kg, mezclas de distintas variedades en un mismo formato… El envasado de quesos está en constante evolución. Y para dar respuesta a las nuevas demandas de los consumidores, el packaging flexible se está posicionando como una de las mejores soluciones de envasado.


“Cada vez se envasa más queso en formatos tipo stand-up pouch o stick pack”, corrobora Santi Alberich, Director de Marketing de Mespack. “El modelo de consumo de la sociedad ha cambiado. Actualmente, los consumidores quieren envases de múltiples tamaños y que sean cómodos, fáciles de guardar, fáciles de abrir y cerrar, de dosificar y/o servir, y que protejan el producto tanto antes de abrirlo como una vez abierto. Es por ello que los fabricantes de máquinas de packaging como Mespack apuestan especialmente por ofrecer a sus clientes máquinas envasadoras que admiten estos formatos y protegen el producto”, continúa. Y es que, a diferencia de los clásicos e incómodos envases termoformados que, todavía a día de hoy, se utilizan para envasar las porciones triangulares de queso dificultando la preservación del producto una vez abierto, “los envases flexibles tipo stand-up pouch o sobre plano, por ejemplo, presentan la ventaja de incorporar un zipper. Este permite abrir y cerrar el envase infinitas veces de manera cómoda y segura para poder consumirlo poco a poco, lo que aumenta su vida útil”, añade el Director de Marketing de la compañía.

DISTINTOS FORMATOS Y DISTINTOS TAMAÑOS

El diseño y el acabado, por su parte, también cumplen una función diferenciadora muy importante en el envasado de quesos. Los fabricantes, en consecuencia, piden máquinas flexibles, con cambios de formato rápidos e incluso automáticos. Algo que ofrecen las máquinas envasadoras de Mespack. “Nuestros equipos pueden fabricar formatos de distintos tamaños y formas en función del mercado o canal de distribución. Por ejemplo, usando nuestras máquinas VFFS multipistas, los fabricantes pueden envasar quesos de untar, o secos, en formato stick pack, permitiendo ofrecer al consumidor atractivos formatos “on-the-go” para llevarse una única porción de picnic, al trabajo o allí adonde vayan”, señala Alberich.
Los fabricantes que así lo prefieran también cuentan con una amplia gama de máquinas llenadoras para bolsas pre-confeccionadas.
“Y para quesos como la mozzarella o el queso con aceite, las máquinas envasadoras de Mespack están preparadas para ofrecer altas producciones llenando el sobre con dos productos distintos”, puntualiza el responsable de Marketing de la compañía.

Al tratarse de un producto lácteo, mantener unos altos estándares de higiene en la manipulación y distribución del queso es clave. Para ello, existen soluciones de envasado ultraclean y/o washdown
Mantener la atmósfera protectora en todo momento

Por último, es muy importante destacar el papel clave que tiene la higiene en la manipulación y distribución del queso. Por este motivo, existen soluciones ultraclean y/o washdown. “Como producto lácteo que es, el queso hay que mantenerlo siempre a una temperatura constante de entre 1 y 8º C y extremar las medidas de higiene durante el dosificado”, recuerda Alberich. “En Mespack realizamos tratamientos especiales en las superficies de nuestras máquinas llenadoras para evitar que el queso quede pegado en las paredes del dosificador o los tubos de llenado; que no se deterioren los trozos al caer o que no se apelmace el queso en la tolva de la máquina antes de dosificarlo. Además, algunos tipos de queso requieren una atmósfera protectora. Esto es, que durante su envasado hay que eliminar el oxígeno mediante la inyección de gas inerte (normalmente, nitrógeno). Una posibilidad que ofrecen todas nuestras soluciones de envasado de queso, llegando hasta un 1% de oxígeno residual en el envase”.